fbpx

.

Esta última etapa del año te ofrece sintonizarte con la Conciencia de la Era Iluminada y cosechar los frutos de todo lo que expandiste interiormente. Durante estos meses podés conectarte con la dicha y dejar de creer que vas a realizarte por medio del esfuerzo o de la imposición (obligaciones, inclusive espirituales). Tu autorrealización ocurre espontáneamente cuando te estabilizás en una vibración de gratitud, apreciación y entusiasmo.

Te comparto 7 claves para facilitar tu transición a la Unidad y para que te animes a responder el llamado planetario que te invita a neutralizar tu NO interno para descubrir qué existe del otro lado del velo, es decir qué es posible cuando soltás todos tus miedos y vivís en un estado de amor permanente.

*Abrite al Amor Divino. Esta vibración te recuerda que estás completo. Disuelve todos tus aspectos de carencia e inseguridad y tu necesidad de buscar algo externo para sentir plenitud. Cuando te aferrás a quienes te rodean pensando que son tu fuente de amor y de bienestar te cerrás a otras posibilidades. Tu apego te mantiene atrapado en un círculo de dependencia emocional y de desamor cuando la vida quiere darte Todo. Es como vivir cruzado de brazos en vez de abrirlos de par en par para recibir todas tus bendiciones.

*Enfocate en tu expansión. Comprometete con la vida que querés experimentar. A lo que dedicás tu energía te vuelve multiplicado. ¿Cuál es tu visión más inspiradora? Dejá que esa sensación te conecte con el estado interno con el que querés sintonizarte. Muchas personas aún están haciendo trabajo espiritual; creen que su tarea diaria o su servicio tienen que estar enfocados en reparar algo imperfecto, en sanar las heridas internas creadas por lo que se denomina la sombra de un individuo (en inglés se lo conoce como shadow work), en entender el origen de las limitaciones o en resolver traumas ancestrales. Cuando el foco está en la distorsión, se multiplica. Se recrea infinitamente porque, al buscar algo para sanar, encontrás más para sanar. Es una estrategia del ego para mantenerte concentrado en la falta y en la insuficiencia. La búsqueda de problemas a resolver es una distracción para no encontrar el Paraíso. Es una adicción. Cuando cambiás tu perspectiva y te abrís a tu versión más evolucionada hay programaciones para liberar y miedos para trascender, pero no es lo que consume tu atención. Tu crecimiento espiritual puede convertirse en una celebración. Te invito a enfocarte en tu libertad y a integrar todos tus Códigos de Luz para que tu realidad refleje tu abundancia infinita.

*Despedite del infierno y del purgatorio. Ambos son metáforas de los estadios de conciencia en los que crees que tus limitaciones te definen. El infierno es tu plena identificación con tu sistema de creencias y, por lo tanto, con tus debilidades. El purgatorio representa la sanación emocional. Si bien en algún momento es necesario revisar esas energías, llega un punto de evolución en el que estás listo para retirar tu energía del drama y de la búsqueda y estás listo para encontrar liberación. Para poder usar tu libre albedrío sabiamente, tenés que saber cuales son tus posibilidades; por eso te recuerdo que el Paraíso está disponible.

*Encontrá la vía express. Podés elegir un camino de simplificación. De este modo, acelerás tu evolución sin saltearte aprendizajes valiosos. La vía express te revela los atajos energéticos que te ayudan a salir de tus trampas mentales para trascender las terapias y prácticas que reafirman tus mecanismos de dependencia y dejarte transformar por el Amor-Verdad. Caen los velos de ilusión y se desprende todo lo que no es auténtico para que puedas permanecer en la dicha del Ser.

*Confiá en tu inspiración. Lo que te inspira eleva tu espíritu y te reconecta con la sabiduría universal. Cada revelación se siente como el resurgimiento de tu entusiasmo pacífico. Es un mensaje que restaura la armonía natural y te realinea con tu destino más abundante. Cuando sientas la dirección de tu guía divina, tené Fe en esa orientación porque ve más allá de tus limitaciones actuales y te abre a un universo de infinitas posibilidades de realización. Durante estos últimos meses del 2020, como mencioné en transmisiones anteriores, se dividen las líneas de tiempo y tenés la oportunidad de animarte a vivir una vida que nunca antes hubieses creido que era posible realizar. Creer en tu inspiración es confiar en posibilidades im-pensadas. Lo que antes parecía imposible hoy te corresponde.

*Disfrutá del Ser. Muchas personas confunden el llamado del Ser con la pasividad y la inacción. Unificarte con tu esencia implica que podés soltar el control y dejar de esforzarte para experimentar más abundancia. Al dedicarle más tiempo a la introspección y al acostumbrarte a confiar en el momento presente, dejás de planificar tu vida obsesivamente. Te unís al ritmo universal; te volvés el flujo vital que naturalmente te muestra el rumbo en cada instante. Tu Ser te invita a disfrutar de tu existencia, a expresar tu creatividad, a escuchar el silencio para conocer tu próximo paso. Luego de muchos años de exigencia y de estrés podés descansar en tu espacio de paz interior y recordar que tu Destino Sagrado ya está desplegado; sólo tenés que dejar de cuestionarlo y de insistir con el hecho de que no lo merecés. Dejá de interferir con tu potencial para que se encienda espontáneamente. Tu Ser tiene todas las respuestas porque es quien guía tu camino de evolución; es quien te conoce íntimamente y puede conducirte a tu liberación. Te lleva hasta las Puertas del Paraíso.

*Confiá en la ley del Mínimo Esfuerzo. No te inspira a la pereza sino a la sencillez y a concentrar tu energía vital en vez de desperdiciarla. Te hace soltar todo lo innecesario. Tu intuición siempre fue perfecta, pero no creés en ella porque es simple. Estabilizá tu vibración para unificarte con el flujo universal y disolver todo lo que no está alineado con tu Ser. Si te anclás en la Verdad Divina, las creencias no pueden persistir. Tus aparentes impedimentos generan una cortina de humo que nubla tu percepción. Encontrá el camino sin tinieblas en la inmensidad de tu corazón. Dejá que toda complicación se aclare para encontrar el punto cuántico de transformación: tu acceso al Paraíso Eterno.